9/6/13

la escuela tropieza con la adopción (y con el racismo)

Este fin de semana se ha realizado en Vigo una jornada organizada por Manaia titulada "La escuela tropieza con la adopción". El tema de la adopción y la escuela es uno de los temas que se tratan en muchas sesiones postadoptivas (en la agenda de la web podéis ir encontrando distintas jornadas que se van realizando en toda España) ya que es un tema que preocupa mucho a los padres, y también a algunos de los profesores que se dan cuenta que no han tenido una formación específica para afrontar problemáticas que pueden aparecer en el aula referentes a la adopción de alguno de sus alumnos o a su origen.
 
En este post nos interesa tratar no el tema de la adopción sino el de las diferencias raciales o culturales que se presentan en el aula, tanto de niños y niñas adoptados como de niños y niñas cuyos padres son de origen extranjero o han inmigrado desde otro país.

 
 
¿Los niños/as son racistas? No, los niños/as no lo son pero a una edad muy temprana presentan actitudes discriminatorias o de rechazo hacia otros niños o personas que son distintos a ellos y a su entorno. Cuando los niños y niñas se escolarizan se incorporan ya a la escuela con ciertas experiencias de socialización y una determinada identidad cultural.
 
El racismo se encuentra en todas partes, también en el aula, en distintos grados. No hace falta que se demuestre con violencia o con insultos claramente racistas (que por otro lado son más frecuentes de los que pensamos las personas blancas en nuestras aulas) sino que puede encontrarse en forma del llamado racismo sutil. Comentarios como los negros son más buenos atletas, las niñas chinas son más estudiosas, el toqueteo constante del pelo de los niños y niñas negras diciendo que es precioso, eso es racismo sútil. No todos los negros son Usain Bolt igual que no todos los blancos son Brad Pitt.
 
Estos comentarios que hemos puesto como ejemplo en principio serían comentarios positivos hacia un grupos étnico o raza y por ello no suele considerarse perjudicial, pero siguen siendo racismo ya que sigue siendo un prejuicio (positivo ¿?) hacia el grupo.
 
En las aulas pueden escucharse muchos comentarios racistas por parte de niños y niñas muy pequeños. No quiero jugar con ese niño porque está sucio, no toques mis juguetes que los ensucias, china mandarina, niño de color caca, y suben de tono con la edad, negro de mierda, chino de mierda, moro de mierda, sudaka... Este tipo de comentarios no deben nunca dejarse pasar por parte del educador o de los padres, nunca, ya que , cómo se comenta en este fantástico post, los comentarios de este tipo no son simple marginación por unos rasgos físicos concretos sino que han dado lugar a teorías por las que se ha esclavizado, se ha tratado como mercadería, se ha exterminado, se ha marginado a grupos étnicos concretos.
 
Además a los niños y niñas adoptados de distinta etnia, a esta discriminación por el hecho racial se une el no parecerse a sus padres y al hecho de muchas veces en los insultos se asocien el hecho de su raza con el hecho del abandono como se puede leer en este otro post. ¿Qué puede justificar comentarios de este tipo? Seguramente nada de lo que haya ocurrido puede justificarlos. Nada.

 
 
El trabajo del educador es muy importante en estos casos ya que debe ser capaz de reconocer el racismo sutil cuando se encuentra en el aula (incluso el que el mismo educador presenta) y saber parar todos los comportamientos o comentarios que pueden llevar a al discriminación o rechazo de un niño/a por este hecho. En general, los educadores (igual que la mayoría de personas blancas) no están preparados para ello y representa un reto importante.
 
Muchos niños/as reaccionan de forma violenta ante estos comentarios y eso empeora la situación ya que, si el profesor no es capaz de descubrir los motivos que llevan al niño/a a estas actitudes agresivas suele parecer que el niño/a se comporta del forma violenta sin motivo, castigandolo, y dejando sin castigo al niño/a que ha realizado los insultos, que muchas veces no se oyen. Seguramente la reacción violenta puede parecer exagerada a nuestros ojos pero seguramente no podemos ser capaces tampoco de entender el dolor que causan en los niños/as pequeños.

También puede interesarte:
Actividades para tratar las diferencias en el aula
Cuentos para tratar las diferencias y trabajar la no-discriminación
Muñecas multiétnicas
Cuentos sobre inmigración
Educación Intercultural

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada